Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Recuperar datos
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   Internacionales
  •            
      
  
  

Informes Especiales



CUESTIONADO EJéRCITO


Kaibiles, soldados de elite


Foto Ilustrativa

Destazar a un animal para alimentarse, cruzar un pantano, soportar las inclemencias del tiempo y superar tormentos físicos, forma parte del entrenamiento de la fuerza Kaibil. Así fueron entrenados los más de 6 mil kaibiles de la fuerza élite del Ejército, la más cuestionada en los últimos días.

Comparta esta nota!

Un kaibil es un líder de pequeñas unidades con principios y valores, que lo llevará a la senda del éxito en las acciones que inicie. Según la institución, "si se detiene" necesita del impulso de su compañero inseparable -CUAS: compañerismo, unión, apoyo y seguridad-, un hermano de combate.

Si retrocede, no es merecedor de la hermandad porque "retroceder es morirse fuera de los principios y valores" forjados dentro de la unidad élite, es ganarse el desprecio de los demás miembros de su equipo.

"Sería mejor morir que ser despreciado, al retroceder o fallar a los principios y valores militares", refieren las fuentes castrenses.

Los que portaron una insignia Kaibil se capacitaron entre 45 y 60 días en la escuela de entrenamiento; allí aprendieron a sobrevivir en la selva, a superar pruebas rigurosas y a mantener el control emocional de sí mismos.

Desde la creación de la Escuela Kaibil -5 de diciembre de 1974-, han egresado 6 mil 689 efectivos, se ha capacitado a mil 389 oficiales nacionales, 135 extranjeros de Honduras, El Salvador, Nicaragua, México, Venezuela, República Dominicana y Estados Unidos. Asimismo, se ha preparado a 5 mil 165 expertos en cursos de especialistas y tropa.

El objetivo general de fundar este centro de entrenamiento, según las fuerzas castrenses, era crear una escuela de comandos, ya que todos los ejércitos de la región se preparaban de la misma forma; también se buscaba incrementar la mística de combate, compañerismo, iniciativa, agresividad, lealtad y disciplina en los integrantes.

Además, se pretendía desarrollar en sus miembros, habilidad, conocimientos técnicos y tácticos para conducir operaciones especiales.

La adaptación del nombre kaibil se hizo en honor al líder de los mam, Kaibil Balam, un "rey" que supuestamente nunca pudo ser capturado por los españoles durante la época de la Conquista.

ENTRENAMIENTO AL LÍMITE

El Ejército describe que la formación kaibil busca que el alumno ponga a prueba sus capacidades físicas y mentales, incrementando el compañerismo, el espíritu y la voluntad de no claudicar ante nada, partiendo del principio de que en combate el dolor une y, en entrenamiento, esta unión se obtiene por medio del sudor.

"Los músculos desechan grasa y pereza, los sentidos se agudizan, la piel se curte por el sudor, la sal y el sol", indican representantes de la Escuela Kaibil, contactados a través del portavoz del Ministerio de la Defensa, Rony Urízar.

Se sabe que para convertirse en parte de este grupo élite, las prácticas son extenuantes, rigurosas y según organizaciones de derechos humanos "salvajes", pues en el adiestramiento se aprende a sobrevivir alimentándose de animales silvestres, cruzando corrientes de agua y pantanos. También se hacen demoliciones, se activan y desactivan minas, entre otras misiones que ponen en riesgo la integridad física y mental de los aspirantes.

Por lo menos seis personas han muerto en su intento de culminar el período de entrenamiento.

Estos hombres deben resistir a todas las circunstancias, reaccionan ante doctrinas extrañas y decálogos que inducen a atacar y vencer.

"El curso por las características propias que tiene, a pesar de que se toman todas las medidas de seguridad, desde 1974 tenemos dentro de las estadísticas, seis fallecidos, de los cuales el mayor de los casos ha sido por inmersión en agua, dado que las características de los ríos son peculiares; otros casos por problemas de insolación, por el clima que afecta allá", indica Rony Urízar.

La última muerte fue la del instructor de Kaibil, Walter Pocop, de 28 años, quien perdió la vida después de haber saltado de un avión con paracaídas. Su cadáver fue encontrado en la Laguna Sucuy, el 26 de abril de este año.

Rolando Yoc, de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), no está de acuerdo con un entrenamiento que atenta contra la vida e integridad de las personas.

"Cualquier Estado requiere de cuerpos especiales, en materia de seguridad interna y nacional, pero todo aquel proceso de formación que atenta contra la integridad y la vida de cualquier ciudadano o ciudadana no la compartimos", dice Yoc.

K - Z

Una delgada línea debían cruzar los miembros de esta fuerza especial de las milicias para formar parte del crimen, debido a que en el entrenamiento militar obtuvieron las capacidades y conocimientos que se requieren para operar con destreza, en las difíciles misiones que organizan las mafias.

De acuerdo con información de inteligencia, conocida públicamente, Los Zetas son -en su mayoría- ex militares que recibieron entrenamiento especializado a finales de 1999 en los Estados Unidos, para encargarse de operativos de inteligencia, comunicación y defensa en contra del narcotráfico.

Sin embargo, formaron su propio grupo para proteger al que debía ser su principal adversario.

La banda se desarrolló en la ciudad de Matamoros, en el norte de Tamaulipas, México, y posteriormente se expandió a los estados de Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Michoacán.

En Guatemala, Los Zetas se conocieron pública y abiertamente el 25 de marzo de 2008, con el asesinato de 11 personas en el oriental departamento de Zacapa. Entre las víctimas se encontraba el presunto narcotraficante guatemalteco Juan José Juancho León.

Pero los límites de sus actividades saltaron a la vista pública con la decapitación de 27 jornaleros en mayo pasado, con el que pretendían dejar un mensaje de terror en la población.

Fue entonces cuando el presidente Álvaro Colom no descartó que exkaibiles fueran los responsables de la masacre. El 14 de junio, el ministro de la Defensa, Juan José Ruiz, dijo tener una lista de 14 exkaibiles involucrados con el crimen organizado.

Esta fuerza élite fue conocida desde el conflicto armado interno, como expertos en decapitaciones y prácticas de extrema violencia, según organizaciones de derechos humanos.

"FÁBRICAS DE MATAR"

A criterio de Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), los kaibiles se convirtieron en "fábricas de matar", por el entrenamiento que obtuvieron durante el conflicto armado interno, cuando violaron los derechos humanos.

"El sistema de la Escuela Kaibil enseña cómo matar. Por eso, ahora que salen se venden como mercenarios. Exactamente son eso -fábricas de matar-. Durante el conflicto armado interno violaron los derechos humanos flagrantemente y ahora están involucrados con el narcotráfico", dice Polanco.

El entrevistado indica que ese centro de preparación atenta contra la vida y la democracia, por lo que la escuela debería ser cerrada.

Sandino Asturias, director del Centro de Estudios de Guatemala (CEG), opina de forma similar, pues cree que la preparación es "salvaje".

"Es un curso que mundialmente es conocido por su crueldad. No tiene ninguna preparación moral y ética. Es un curso fundamentalmente basado en la lógica de la crueldad y el salvajismo", opina el director del CEG.

SIN PLAN DE RETIRO

Actualmente no existe un plan de retiro para un soldado kaibil, pues sólo los oficiales y especialistas tienen un plan de jubilación en el Instituto de Previsión Militar (IPM).

"El soldado kaibil y los soldados regulares, no tienen un plan de retiro, porque es un servicio militar a la Patria voluntario y de 24 meses de duración, sin embargo, cuando se encuentran dentro de las filas del Ejército se les capacita en diferentes habilidades: cocineros por medio del Intecap, conductores, enfermeros en filas, mecánicos, etc.", indica el Ejército.

Según la institución castrense, esas capacitaciones las ponen en práctica al regresar a sus comunidades de origen.

De acuerdo con el Ministerio de la Defensa, un kaibil deja de prestar su servicio cuando cumple 29 años de edad, según el reglamento del Servicio Cívico Militar.

Mario Mérida, militar retirado, opina que el Ejército, aparte de tener un plan de retiro, debería emplear en puestos administrativos a las fuerzas armadas hasta cumplir su tiempo de servicio.

"El soldado que vaya a prestar servicio kaibil por tres o cinco años, al finalizar ese período y por razones de edad ya no puede continuar, automáticamente se le debe dar un grado de especialista, mandarlo a un curso específico de seis meses, para que se incorpore a puestos de carácter administrativo, en oficinas de personal, de logística, de operaciones, de enfermería", opina Mérida

La solución para apoyar a sus miembros, según el entrevistado, debe venir de las Fuerzas Armadas, mediante una norma reglamentada.

De acuerdo con el Ejército, actualmente hay un aproximado de dos mil kaibiles activos. De estos, 102 se encuentran en la República Democrática del Congo, en las operaciones de Paz que se realizan desde 2005.

Fuente: La Hora
Guatemala
27/06/2011




Mas noticias de estos temas: Defensa Militar  Grupos Especiales  Seguridad del Interior  Seguridad 
Libros
0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Paipa
Colombia

28.09.17
29.09.17




Paris
Francia

21.11.17
24.11.17




Guadalajara
Mexico

25.11.17
03.12.17